Historia

Mi antepasado Joan Riera inició la construcción de Can Riera construyendo primero el pozo en el 1810. Una vez asegurarse el agua comenzó la edificación de la casa y, más adelante, la cabaña y la era. La casa fue terminada en 1849 fecha que figura en el dintel de la puerta principal.

Una típica masía de dimensiones bastante grandes y de estilo humilde, que nos remite a la vida en el campo de la época. Constaba de tres plantas: la planta baja era destinada al ganado, la segunda vivienda de la familia y la tercera, en el granero.

Desde entonces todas las generaciones que han vivido han dedicado a la agricultura. Ademá,mil bisabuelo fue secretario en el pueblo y mi abuelo cartero, profesión que ejerció también mi madre.
Y, según me cuenta mi madre, ya entonces Can Riera era una casa abierta y acogedora donde a menudo pernoctaban personas que estaban de paso en el pueblo.

Hoy, podemos decir que la casa todavía está muy viva gracias a todos los viajeros que se detienen. Gracias por dejar huella en Can Riera!